martes, 30 de septiembre de 2008

¿Dónde han estado los padres cuando una adolescente aborta?

Al hilo de un comentario (bien atinado!) de Quique, en mi post anterior, querría matizar y aumentar mi opinión sobre un tema de antigua y rabiosa actualidad:  el aborto.

Antes de ello voy a transcribir unos apuntes tomados, a vuelo, de aquí y de allá  (siempre fuentes bien documentadas.... ¡aviso!):

"Mientras muchas parejas luchan para conseguir la anhelada gestación, en el mundo abortan al año 35 de cada 1000 mujeres con edades comprendidas entre 15 y 44 años. De cada 100 gestaciones que se producen en este planeta nacen 63 niños vivos, 15 constituyen abortos espontáneos o partos en los que el bebé nace muerto y 22 terminan en interrupciones voluntarias del embarazo. Los datos españoles del 2005 son elocuentes: 91600 abortos inducidos (2525 de ellos en Galicia). El 88% se practicaron en el ámbito extrahospitalario privado. Existe también otra cara de la moneda, pues 70000 mujeres pierden la vida anualmente al abortar en condiciones inapropiadas."

"En España, a partir de los años ´80, se ha registrado un incremento en el uso de contraceptivos y preservativos comercializándose, en 1993, unos 40 millones de preservativos, equivalente a la media más alta de los países de la Comunidad Europea (3,5 preservativos por habitante). Actualmente es imposible conocer el número de adolescentes que abortan. Sólo 2/3 de los embarazos de adolescentes llegan al nacimiento de un hijo; de los nacidos, un 4% son dados en adopción y un 50% permanecen en hogar de madre soltera. Un 8% de las adolescentes embarazadas abortan y un 33% permanece soltera durante el embarazo."

"Se estima que en España se producen anualmente 18.000 embarazos, en su mayoría no deseados, en jóvenes de entre 15 y 19 años. Estas cifras corresponden a 8-9 casos por cada mil mujeres en ese grupo de edad."


"A pesar de las medidas adoptadas las tasas se han mantenido igual en los últimos años", explica el Dr. Juan Luis Alcázar, especialista del departamento de Ginecología de la Clínica Universitaria, con motivo de un congreso sobre Sexualidad y Adolescencia que se ha celebrado en la Universidad de Navarra."


"Detrás del embarazo en la adolescencia se plantea la cuestión del aborto. En España aumentó de un cuatro por mil a un nueve por mil, de 1993 a 1995, cifras que se ha mantenido. En términos generales las estadísticas del año pasado revelan que se practicaron 77.125 abortos. "El aborto plantea una problemática moral y médica. Aunque en nuestro país, a pesar de esa cifra, no hay ningún estudio publicado que analice las consecuencias psicológicas en la mujer que se somete a un aborto, diversos estudios internacionales revelan que hasta un 60-90% de las mujeres, especialmente las jóvenes, que abortan sufren secuelas psicológicas a medio o largo plazo"




Ninguna de las mujeres que conozco que en algún momento de su vida abortaron, pasare el tiempo que pasare, ha dejado de acordarse o dolerse por ello. Por lo tanto y por ser un acto que atenta profundamente con nuestra condición natural femenina y generadora de vida, es traumático para nosotras. ¿Por qué se llega a un aborto? (siempre hablando de mujeres jóvenes, se entiende): Por un embarazo no deseado producto de VARIOS FALLOS:

-INCOMPLETA EDUCACIÓN SEXUAL: DESINFORMACIÓN en la familia y en el colegio.
-Dificultad para acceder a medios de anticoncepcion: por vergüenza, por desinformación, por imposibilidad económica, por creencias religiosas (esta razón suele ser la menor aunque muchas adolescentes de familias muy religiosas sufren más gravemente el tabú de la desinformación sexual).
-Inexistente o deficiente comunicación con los padres. Falta de afecto o atención familiar.
-Falta de autoestima o deseo de ser aceptado en un grupo donde las relaciones sexuales son corrientes.

El embarazo en una adolescente es siempre algo indeseable, en mi opinión subjetiva, por muchísimas razones. Pocas chicas adolescentes tienen la madurez necesaria para convertirse en madres y, desde luego muchas menos tienen una relación sentimental estable con su pareja (que a esas edades suele ser más temporal que permanente).
Junto al derecho de vivir su sexualidad nuestros hijos tienen el de: que esta sea segura; es decir: sin riesgos de enfermedades ni consecuencias. Frente a la maravilla de poder engendrar vida existe el derecho de que ésto sea posible en las mejores condiciones: cuando uno puede afrontarlo al cien por cien, dando la mejor oportunidad de cuidados, estabilidad y futuro a esa nueva vida.

¿Qué necesitamos los padres para garantizar a nuestros adolescentes una vida sexual segura? -Asumir que "cerrar los ojos" a las actividades sexuales de nuestros hijos no les va a producir esterilidad. Si tenemos hijos sanos y que, además, están activos sexualmente, el riesgo de embarazo es real. Existen muchos métodos anticonceptivos, actualmente: INFORMÉMOSLES de una manera veraz. Démosles acceso a ellos.
Existe y es accesible en España (al menos en casi todas las comunidades autónomas) el derecho a la píldora del "día después". Y tenemos, de forma institucional, una ley sobre el aborto, que contempla unas condiciones más que completas sobre la ejecución de los mismos.
Existe, también, en nuestro pais la posibilidad de dar en acogida o en adopción a un bebé.


Tenemos que entender que el aborto no es un anticonceptivo, sino la última de las "soluciones" y que como todo lo que atenta contra la naturaleza y la vida, produce daños propios, al individuo, a la persona que lo sufre.
El aborto no es el "método paliativo" que suple a una deficiente educación sexual de nuestros jóvenes, ni a unos progenitores que no cumplen su función de TUTELAR, CUIDAR Y VELAR por los derechos de la vida sexual de sus hijos. Fallan los padres, falla el Estado si la consecuencia de los actos sexuales de nuestros hijos son el aborto.


.........y hasta aquí he llegado, de momento....

5 comentarios:

Quique dijo...

valennnnnnn

it dijo...

Vale.
Perdonado quedas... juas juas juas....

;-))

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Estoy sobrepasada con semejantes cifras, tambien estoy sorprendida, por que pensé que en tu país las cosas eran un poquito mejores en cuestion de apertura, información etc.
Como tu dices, cada quien es responsable por sus hijos, aunque a ellos les toque sufrir las consecuencias es nuestro deber informar y ESTAR ALLI...
Un abrazo enorme...

Suntzu dijo...

Pues sí. Cuando hay que abortar, algo ha fallado antes. De todas formas, yo no soy partidaria del aborto. Creo que si una madre no puede hacerse cargo del niño (por millones de razones), ese niño sigue teniendo derecho a nacer y a encontrar una familia (que las hay a patadas) que lo quiera.

Suntzu dijo...

Y un beso, que hacía tiempo que no pasaba.