domingo, 30 de diciembre de 2007

Tutorías... o el tercer círculo de Dante



Me llaman del colegio. Quieren hablar conmigo del Nieto (mi hijo pequeño de trece años).
Como un alma en pena sigo a Caronte, con uniforme de conserje del colegio, hasta las puertas del infierno, es decir: el despacho del tutor.
El “chivotas”, como le mota el Nieto, saca un cuaderno, me mira por encima de las gafas y, sin inflexiones ni modulación en su voz, entona el mantra monocorde de últimos delitos de mi hijo:

Lidera al grupo incitándoles a hacer preguntas sobre temas no curriculares; maneja información impropia de su edad; inventa juegos de rol, con reglas muy intrincadas en los que toda la clase participa en los recreos; demuestra un extremado escepticismo y una desconfianza atípica en las explicaciones de los profesores de algunas asignaturas, habiéndose atrevido a contra-argumentar en alguna ocasión yyyyy… se le ha visto cantando en el metro. Y, aunque su convivencia con el resto del alumnado es normal y parece estar muy contento en el colegio, en general se muestra como un alumno difícil -concluye el profesor.

-Entonces, ¿lo que me está diciendo es que mi hijo es inteligente, tiene capacidad de discriminación , ejercita el razonamiento y aplica los conocimientos adquiridos en sus lecturas fuera de los libros de texto para desarrollarse como persona independiente??

-¡Le digo que se le ha visto cantando en el metro!- Me contesta con los dientes apretados, cerrando los puños y con una vena a punto de estallarle en el cuello.

Me levanto, le sonrío agradecida y extiendo mi mano –que estrecha perplejo- mientras le felicito diciéndole que lo que me cuenta es la meta, palpable, de la educación. Y que con ello queda demostrado que en ese colegio LO HAN LOGRADO, dominan el difícil ARTE DE ENSEÑAR.
La educación –prosigo emocionada- es lo que permanece después de que el contenido de cada lección enseñada ha sido olvidado. Su esencia es la formación del carácter, enseñando a los adolescentes cómo vivir en sociedad y animándolos a pensar independientemente. Estudiar es mucho más que simplemente absorber los conocimientos y técnicas. La habilidad para memorizar y razonar es menos importante que la sabiduría, riqueza emocional y creatividad que existe dentro de cada ser humano. Ud. me está desmostrando que no sólo se preocupa del control y la disciplina, sino que distingue entre conocimiento y sabiduría.

Al levantarme para irme sólo acierta a balbucear un “pe, pe, pero… en el metro…”

-¡Ah, sí¡ ¿qué iniciativa, verdad? Entre mendigar para un billete o ganárselo cantando, optó por lo último.

-Mire, señora, la próxima vez que venga su marido.



(Publicado en el MAGAZINE de El Mundo 30/12/2007)

8 comentarios:

Sir John More dijo...

Cacho de irresponsable, con el niño cantando en el metro y ni se cosca... Oye, a ver si me explicas en dónde salen estas cosas, porque el Metrópolis lo miro y nunca encuentro nada... Va a poder ser una precisión en las fuentes... Feliz año nuevo, te desea éste que te quiere, Dios mediante y entre toses de madrugada.

Tawaki dijo...

Si es que contigo no hay manera. ¿Es que no sabe que vendiendo pañuelos en los semáforos se gana mas? Tanta educación y luego no hay quien haga carrera de ellos.

Feliz 2008 y un abrazo

it dijo...

¿¿Que no me cosco?? ¿¿Que no??
¡¡Tú, Siredetodoslosdemonios, te vas a enterar!!

Er niño.... ha salido a madre.
Que más de una cena, para mí y mis amigas, me financié cantando en la calle...... ¡oh, tempo, oh, mores!

La cosa es que el Nieto es de armas tomar... pero tiene un oído privilegiado, afinación natural y una vozzzzz........ ¡ay, qué voz! (no sé si en el Código Penal está penada la castración infantil.... ¡asco de tiempos, cachis! ...con lo bien que vivía Farinelli, vacacionando en La Granja y llenitisísisisisisimo de regalos...! ...y total por unas visceritas de nada...

La cosa es que no me pareció mal. Había perdido el abono transporte y aprovechó lo que tenía para "recibir sin implorar" -No está mal.
La mala suerte fue que le pillaron, claro.
Y que a mentes menos liberales que la mía... la vista de un tierno puber, llenando la tunelaria de metro con su voz blanca... les hizo temblar los pilares limítrofes de lo correcto y lo escandaloso.

El nieto, según me confesó luego, cantó lo justo para su billete a casa (media canción), pero luego dio de propina otras dos, porque se lo pidieron.

Tengo que contar que, a una buena cabeza une una personalidad bastante sorprendente, un genio de mil demonios y una sonrisa con unos dientes blanquísimos que enceguecerían al mismísimo Tiresias... sá.
Y que el chaval adora la música. Y ha sido solista, desde parvulitos, en la escolanía de su colegio... hasta que un día tuve que convencerle de que era mejor el futbol (snifffff) y preservar así su persona. Porque hay sátiros. Y pedófilos. Y el MAL (con mayúsculas) incluso en aquellos lugares que creemos sagrados y de confianza total para dejar lo más precioso que tenemos: ellos, nuestros hijos.
Pero esa es otra historia... que quizá cuente algún día.

Aprovecho desde aquí, querido Lord, para desearle la mejor entrada (toses out) de su vida. Y que le acompañen su familia, amigos, libros y recuerdos felices.
Y que haya tiempo por delante para seguir disfrutándole en sus letras.
Un beso,

it

it dijo...

Querido Tawaki, el Nieto, es un especialista nato... en hacer pasta.
Ya empezó, allende los mares, un verano en una playa ibicenca, cuando tenía tres años y su zezeo puso de los nervios a uno de sus tíos que le ofreció 5.000pts. si decía correctamente aquello tan poético de: "Por la calle de CarretaSSSS iba un perrito. El coche de la reína le pilló el rabito. ¡Pobre perrito! Cómo corría, por la calle de CarretaSSSSS SSSSSSin rabito."

-Lo dijo a la perfección. Cobró los emolumentos comprometidos y volvió a su dulce ZZZZZezeo en paz de espíritu.

De ahí pasó a una serie de catastróficos negocios (para nosotros, los que convivimos con él... que acabamos engañados como chinos e invirtiendo en sus "negocios" con la esperanza de, por una vez, sacar algo de beneficios.

Así que no.
Que ni mencionar los kleenex en los semáforos... no vaya a ser que Mi SAnto y yo acabamos haciendo horas extras en alguno de ellos, jejejejeje.

¡Y muy Feliz Año, para tí y los tuyos! (me encanta leerte, así que ponte las pilitas, coge impulso y prepáranos, a tus seguidores un buen montón de postsssss con los que entretener la resaca de questa notte)

Besosssssssssss,


it ;-)))))

T dijo...

¡El Nieto es un genio, qué narices! Y guapo a morir, de éso doy fe.

¡Feliz 2008 a todos!

it dijo...

Gracias, T.querida! (le he dejado un mensajito entre sus apuntes y la Moleskine colorá.... ¡jóoooooo... SIEMPRE ENCUENTRA LA MÁS CHULA!!

Suntzu dijo...

Como tutora, reconozco el perfil (de tuor) descrito. Y solopuedo decir una cosa: felicito al Nieto. Le irá bien en la vida. Seguro.
¡Feliz año nuevo!

Egoime dijo...

Pues no entiendo qué tiene el tutor en contra del chaval. No es que el crío/a sea perfecto, pero vamos, tampoco dice de él nada que sea realmente del otro mundo, ¿no?