domingo, 20 de abril de 2008

Un okupa en mi trastero



"Topo" ha vuelto a casa.

Hace unos días, y meses después de que los trasteros quedaran completamente arrasados por un escape en las tuberías generales, reuní el coraje necesario para bajar y ver cuáles habían sido los daños. Me sorprendió descubrir que la puerta no estaba cerrada con llave. Pero mi asombro no tuvo límite cuando ví que, el otrora caótico, cuarto lleno de muebles, maletas y trastos varios estaba seco, ordenado y casi “hogareño”. Un colchón, una manta estirada encima; una lamparita y perchas colgando de un clavo de la pared (amén de un paquete de galletas) revelaron que ahí estaba viviendo alguien.

Con los perturbs castigados sin paga no sería difícil saber qué estaba pasando.
Esperé a que llegaran del colegio, sentada con un té, veinte euros estirados al lado de la taza y cara de poker. ( –Ya, yaaaaa sé... que la impresión que tenéis en estos momentos no es…. perfecta pero…. ¿quién de nuestra generación no ha crecido viendo películas de cine negro con escenas de soborno??)

-¿Cuál confesará primero?- Les pregunté mirándoles fijo, mientras perfilaba con una uña el rectángulo del billete, sobre la mesa. -¿Quién me dirá qué pasa en el trastero?- Insistí mientras distraída (falsamente, en todo caso) sacaba otro billete de cinco y lo ponía encima del primero….

-¿Al 50%?- Se entendió un gemelo con el otro empezando a “cantar” ante la cabezada de asentimiento de su hermano.

"Topo", el amigo “guay” de la pandilla de los perturbs llevaba casi dos meses viviendo en nuestro trastero. Había cambiado su magnífica casa por un colchón en el suelo, en un trastero sin ventilación.
No asistía al colegio, no dormía en su hogar. Y nadie, en su familia, parecía haberse dado cuenta.
-¿Qué come y dónde se ducha?- Les inquirí, atónita.
–Tiene dinero y se lava en casa de Pablo porque sus padres tampoco controlan.
-¿Pero, el colegio habrá avisado a sus padres?
–A ellos les da igual, además no están nunca.- Finalizaron mis hijos, cogiendo la pasta y yéndose a hacer los deberes.

Según el psiquiatra y etólogo, Boris Cyrulnik, “Uno de cada tres adolescentes (¡un 30%!) se derrumba. No está satisfecho en la escuela, se siente humillado y no tiene posibilidad de realizarse en otro sitio.” La solución pasaría por "estar rodeados de estructuras afectivas, de grupos que realicen la misma actividad, de amigos, y sobre todo posibilidad de trabajar”.

Padres invisibles, absentismo escolar… -Le digo por teléfono a Quique, mi amigo educador social en Alaska, explicándole el “problema de mi trastero”.
–Ayudaremos a Topo, en equipo. -Me tranquiliza con su voz pausada y su dominio al encarar la situación- Pondremos en marcha el sistema: educadores de familia, psicólogos, terapeutas, incluso abogados.


(Publicado en el MAGAZINE de EL MUNDO. 20/04/2008)

11 comentarios:

Quique dijo...

Muchísimas gracias por el detalle.
Me hizo mucha ilu ver a Quique en el Magazine ayer.


Un abrazo.

it dijo...

Lo malo, Quique, es que como no estaba, no pude revisar las correcciones (que siempre hacen) y cambiaron el sentido del final. Que era éste.

Me parece encomiable e importantísima la labor que desempeñais tantas personas valiosas, en vuestro puesto de educadores sociales.

Los jóvenes de nuestra sociedad son el producto de las generaciones anteriores y... queda mucho por hacer ¿verdad?

Un abrazo de esta que te lee con asiduidad y ve ese Alaska tuyo,

it ;-))

Asier dijo...

Muy buenoooooo

Me gusta eso de los perturbs. ¿ No tendra dobble sentido ?.

Enhorabuena por el articulo It. Creo que los que lo hemos leido, nos hemos metido tambien en la trama y había un momento en que me veía con el billete de 10 euros (creo, que me llegaría ¡¡¡) en la mano, esperando a "mi cuadrilla".

it dijo...

jajajajaaaa.... no Asier, no! -No tiene "doble" sentido... tiene infinitos sentidos. Pero ante todo lleva implícita la carga de lo temporero, de lo circunstancial, de la fase o estado que tiene un plazo (¡hay casos en los que la perturbedad dura hasta la senilidad... como el mío, por ejemplo... ejemm!) ;-))

Un día me preguntó alguien si mis hijos sabían que les llamaba así. Lo saben, claro. Es una justa correspondencia por todos esos "carcas", "viejos", "abueletes", etc., etc., que no nos llaman a la cara -por puritita educación- pero que nos dedican en privado, jeje.

Como diría el Dr.House (ese sannnnnnnto varón!): ¡Qué gusto da estar en una posición superiorrrrr!

;-))

it dijo...

Y también -ahora que leo el anterior comentario y me doy cuenta de que no está bien explicado- lleva implícito muchísimo cariño y el convencimiento de la maravilla que hay, de la oportunidad de éxito total y de crecimiento (en todos los sentidos) que tiene un "estado de crisis", como lo es la adolescencia.

Perturb, pandoro (como dice en su blog Sunzita, esa maestra ejemplar; y que supongo que usa como referencia a "la caja de todos los vientos" -la mayoría furibundos o catastróficos, jejeje- que tenía la mitológica Pandora), monstruíto o hijo.... nuestros adorables y queridísimos hijos.
Eso.
Eso es un perturb. Alguien a quien adoras y que gira sobre si mismo, probando, tentando, aprendiendo, trazando maravillosas elipses... como una peonza de primera!

Y ya.
(Que se me va a ver que se me cae la baba, hombreporDiossssssssss...) (o peor aún: que me chifla lo imperfecto o la diferencia)

¡Ozú, qué verborrea tengo!

Ginebra dijo...

Quite, quite, ya está escupiendo las babas, que luego se menean en el estómago y acaba vomitando.

PD.- qué harta estoy de adolescencia, puf

it dijo...

jajaja, Gin, ¿sí?? Repita conmigo: "Noli me tangere"... o, si llegara el punto de empezar a desesperarse, aquel buen mantra tibetano que empezaba por: Ommmm... Mani padme hummmmmmmmm....

Y piense, amiga mía, que todo lo que empieza suele acabar en algún momento. Todo tiene un plazo (a Dios gracias, para los que nos movemos por objetivos!). Y que esta fase de la vida de sus hijas, tomada con buen humor y no más allá de lo que es: una crisálida de alguien que saldrá fantásticamente bien (no hay otra, la conozco a Ud.!!), le dará mucho jugo dentro de unos años.... cuando vengan sus nietos a quejarse de sus madres...

;-))

P.D. La he consolado... ¿verdad? (juas, juasssssssss)

T dijo...

¿Ya de vuelta? Espero que todo haya ido muy bien. La noto en forma.

it dijo...

Todo muy-muy-muy bien.
Excelente.
Gracias, T.
(Si algún día me pierdo venga a buscarme cerca del río Potomac. En la cherry blossom, bajo un ciruelo y mirando el agua...)

Bkssssss,

;-))

Egoime dijo...

Leí esto en el Magazine (me suele resultar más fácil abrir el periódico que convencer a mis padres de que me dejen conectarme a Internet) y me quedé realmente alucinada. En todos los artículos tuyos que he leído no creo haber visto anda más surrealista xDDDDD, tus pertubs son maestros!! Si les conociera no sé si serían mis peores influencias o mis dioses. O ambos.

Y hablando de tus hijos, ¿saben ellos que escribes aquí?, ¿leen el Magazine de El Mundo?

it dijo...

jajajajaaaa.... Egoime! ;-))
Si yo fuera de la edad de mis perturbs y les hubiera conocido por ahí... te aseguro que no sabría con cuál de los dos quedarme. Son los dos tíos más simpáticos y con encanto personal que puedas imaginar, buena gente hasta decir "basta".... encantadores (de serpientes) y graciosos a más no poder.... y de los que saben que hagan lo que hagan... la.... cagarán!! y tienes que ir con tu sillita plegable, porque verles salir de los atolladeros es ....hinchante.
¡Lástima que sean mis hijos, joé! (con lo bien que iba a pasarlo yo viéndoles de lejos, sin tener que preocuparme de educarles... snifffffff)

;-))

P.D. Cuando llevaba un par de meses, o sea más o menos siete u ocho articulillos... me pillaron. Fue por la historia de Merry (la que creía haberse "embarazado", la de la felación en un portal a la que pilló su padre).... les hizo tanta gracia -en el fondo creo que me prefieren, con todas mis peculiaridades, a otras madres- que se prestaron a contarme alguna de las cosas que hacen. Porque les expliqué que esta tontiloca columna mía, quizá, podría ayudar a algunos padres desconcertados a recordar cuando ellos fueron jóvenes.... y que eso siempre-siempre ayudaría a muchos de sus amigos.

No sé si ayuda, ¿sabes?, pero sí que sé que, de alguna manera.... ellos esperan el domingo de otra forma.... entre espantados y orgullosos. Así son ellos.