domingo, 20 de julio de 2008

Fuego en el cuerpo. El desenlace...



Cae la tarde y la brisa mueve las ramas de los árboles del parque grande. Paseo a mi perra que se refresca bañándose en todas las fuentes mientras miro, bajo las azaleas incendiadas de flores a parejas jóvenes retozando sobre la hierba, sin pudor. Con los calores vacacionales el amor sale a la calle. “Se hace en la calle”, me corrijo al ver una pareja en pleno frenesí amatorio, “...o en las cocinas, como el perturbado de mi hijo”. La imagen de mi adolescente de 16 años, pillado in fraganti celebrando un monográfico eroticofestivo con su novia, sobre la lavadora, me tiene en un sinvivir desde hace días. Y para colmo mi Santo, reconvertido en Torrente-el-brazo-tonto-de-la-ley, dice que son “chiquilladas” y que eso es cosa del calor, mientras le guiña un ojo y le espeta un breve “eso fuera de casa, chaval”.

¡¡Ojjj!!

“No te preocupes jefa”, trata de consolarme su gemelo, “‘el máquina’ sabe lo que hace. Nos has dado tanto la vara con lo del sexo, los sentimientos, el placer, las enfermedades y los embarazos que tiene cuidado y usa preservativo”.
“¿Varios o... siempre el mismo?”, pregunto aterrorizada por el singular.

Los adolescentes viven en un contexto de constante erotismo, desinformacion y presiones. El libro “¿Hablas de sexo con tus hijos?” (Nora Rodriguez, filóloga y pedagoga) relata la facilidad de nuestros jóvenes para acceder a información de alto contenido erótico o pornográfico, en revistas y en internet. “Cuando se enfrentan a una noche de conquista, lo hacen tras haber consumido alcohol u otro tipo de estimulantes. (..)El sexo oral es la práctica más común, pero también se practica el sexo anal, entre otras razones para evitar embarazos. La lista de relaciones es larga: sexo en grupo, con desconocidos, con el amigo de confianza al que siempre se recurre, antes y después de un desengaño amoroso.”

Busco al pertubcopulador y antes de poder abrir la boca me da un beso y me dice al oído “La quiero bien”, y se va por el pasillo silbando. Y, porque entiendo que “querer bien” es dar generosamente y cuídar al otro para el bien de ambos; elijo confiar en él. Ya no es un niño.

La noche es calurosa y no consigo dormirme. Una mano cae sobre mi hombro. “Chiquilladas, no”, le incrusto a mi Torrente, resentida. “Hmmm, ¿no te cuento entonces que encontré el trabajo de verano que tus hijos me pidieron? ¿ni que serán 8 horas cada día, todo el mes? ¿y que estarán tan-tan-tannn cansados que sólo querrán dormir?


(Publicado en el MAGAZINE de EL MUNDO. 20/07/2008)




Enlace MUY PRÁCTICO: "Cómo hablar de sexo con nuestros hijos"

24 comentarios:

silvia kruchowski dijo...

Ya no dormirás tranquila...te lo juro!
Una sabe que ha hecho todo "bien" que los informamos, que les hablamos, les metimos toooda la parafernalia de instrucciones que necesitan para "disfrutar" de su sexualidad sin que se embaracen ni se contagien de nada...
Ahora...desde el preciso momento en que te enfrentás al hecho real y concreto de "escuchar" o "ver" a tu niñito/a "disfrutando"...la vida ya no vuelve a ser igual para una madre..
Es así nomás, ya voy por el sexto....a veces ruego que pase pronto esta etapa, y que "zafen" jajaja!! una se vuelve tonta o loca casi...
Pero también es bueno saber que ellos no son tontos, sólo parecen.
Fuerza!! Esto también pasará!

it dijo...

Llevo varios días pensando sobre ésto que comentas ahora, Silvia. Y, voy a tratar de terminar lo que empecé en los comentarios del artículo anterior.
...lo haré desde donde lo dejé, el apunte sobre cómo nuestra histórica tradición judeo-cristiana ha ido marginando nuestro importantísimo componente sexual, oscureciendo o convirtiendo en perversa esa parte esencial de nuestra naturaleza.

Otras culturas -las orientales, por ejemplo; o las correspondientes a poblaciones fuera de lo que conocemos como "civilización"- no han perdido o pervertido la asumpción de nuestro ser sexual.

La sexualidad es esencial al hombre, como ser viviente y con el instinto de reproducción innato. Pero más allá y como individuos con inteligencia y sentimientos que somos (espirituales) tenemos la capacidad de usar el sexo como herramienta de placer o expresión de sentimientos.

Y es magnífico. ¿Qué puede haber sucio o inconveniente en algo tan maravilloso, tan lleno de posibilidades como es el regalo del sexo????

Mi teoría es que, una vez aceptado lo anterior -y me temo que soy una persona que carece de prejuicios o escrúpulos para aceptarlo- habría que, al igual que se enseña matemáticas, química u otra serie de ciencias necesarias para la formación del individuo.... se enseñara también esta ciencia, que es vital para la felicidad del individuo.

La educación sexual no puede limitarse, unicamente, a explicar a los niños y adolescentes dónde está la "vulva y el pene" o el diseño del conducto por donde se expelen los bebés... falta la ciencia del placer. De cómo satisfacer y hacer satisfactoria una relación sexual. No hablo de enseñar la promiscuidad, ni las malas costumbres (asunto ajeno y personal a cualquier enseñanza moral); sino de enseñar las bases reales y sin complejos de lo que podríamos llamar "efectividad" sexual.

Yo tengo ya una provecta edad, la suficiente para haber escuchado a decenas de hombres y mujeres... quejándose de sus parejas, o justificando en su baja actividad sexual, o en su falta de atracción o apetencia física, sus separaciones.

No puede haber tantas mujeres frígidas, como dicen. ¿No será, más bien -y en muchos casos-, que esos hombres no "ejecutan" satisfactoriamente su papel?

Considero vital una buena sexualidad, para la felicidad y el equilibrio de una persona adulta. Y considero que la adolescencia -cuando el organismo está pleno y pujante de energía- es el estado natural que impele a aprender.

Las madres de adolescentes no debemos sentir miedo -más miedo que a otras cosas: motos, riesgos, notas escolares....-
Supongo que nuestra función es, como en el resto: prepararles, informarles debidamente y lanzarles, con la mayor seguridad que podamos inculcarles, a afrontar las incertidumbres de la vida, con la mayor confianza que podamos.

Quizá todo consista en lo mismo: enseñarles a no tener miedo, a tener confianza en ellos mismos.

Esa es mi opinión. La opinión de una madre que no descarta el placer ni la única posibilidad auténtica de dar lo único que ciertamente poseemos en esta vida: nosotros mismos.

Besossssss

Nostak dijo...

Creo que tardaré algo en ponerme al día

:-)

Ginebra dijo...

Lo duro de enterarse de que tu cachorro es una persona sexualmente activa no está en la práctica del sexo sino en que es otro signo de que, por si no nos habíamos enterado ya, el cachorro está dejando de serlo para empezar a convertirse en una persona pre-adulta. Y eso nos convierte a nosotros en... ¡glups!

it dijo...

¿¿Nostak??? Mi..... Nostakcito?? ¡Ayyyy! ...creo que voy a llorar de emocionnnnn!

¡DIOS SANNNNNTO, QUÉ ALEGRÓN!

it dijo...

La verdad, querida Gin, es que lo duro es pasar de "protas" a simples espectadoras. Tooooooditos los días tengo que empezar el día repitiéndome: "soy mayor, soy mayor, soy may...."

;-))

Anónimo dijo...

Aquí lo que hay es mucha envidia. Ellos follan cinco veces al día, y nosotros cada tres cartones.

Sirwood.

it dijo...

Estooo... Sirwood... ¿cada... 3 cartones?? ¡Por todos los mártires y vírgenes del santoral! (siquestálacosamal, cachis!)

;-ppp

silvia kruchowski dijo...

Me hiciste acordar a algo que me dijo mi hiji mas chico (16) ya hace varios años, en relación a las clases de educación sexual que recibían en el colegio.
Él decía lo siguiente: "...nos enseñan como se copula, como no embarazarse y como no contagiarse..
cual si fuéramos otros animalitos más de la naturaleza.., en parte, desde lo fisiológico lo somos, pero se olvidan lo más importante, SOMOS SERES HUMANOS y tenemos sentimientos, sensaciones, emociones!! cuando vemos a una chica, por dentro nos suceden mil cosas que no podemos controlar...ni queremos!! De esas cosas queremos hablar!!! Y si.. esta bien, uno puede hablar con la madre ó el padre, (si bien es cierto que muchos no pueden.. )pero hay cosas que uno no quiere hablar a los 11 o 12 años con la MAMÁ!!!..."
Y en ese momento planteó un modelo de clases en las que se pudieran abordar esos temas, entre chicos de su edad, primero entre los varones sólos porque, como él decía, "hay cosas que todavía no quiero hablar con una chica o delante de ella, cuando las tenga resueltas...puede ser, y a las chicas les pasa lo mismo!"
Por supuesto que las profesoras lo miraron espantadas..y siguieron repitiendo la misma cantinela de tooodos los años, que lo único que logran es que los chicos terminen por no escucharlos!
Yo estoy convencida y he tratado de transmitirles este mensaje a mis hijos, y es que la sexualidad es hermosa, que es reee lindo y placentero hacer el amor!
Y esto me lo han preguntado directamente así: Mamá, a vos te gusta hacer el amor? y creo que , más que mis labios, han leído la expresión de mi rostro..porque se convencieron de que me gusta jajjajaa!!!
Cariños!!

Anónimo dijo...

Bueno,...quien dice tres, dice cuatro.

S.

Ginebra dijo...

O cinco. Snif.

Anónimo dijo...

Cinco, máximo. A partir de ahí, ya empiezan las reclamaciones.

S.

it dijo...

Estoooo.... ¿no era Ud., querido Sirwood, quien dijo del matrimonio que "empezaba en los escaparates de muebles y terminaba..." -Posssss ahí ya tiene otro marcador.

juas juas

Anónimo dijo...

Esto está adquiriendo tonos sicalípticos.
Mejor OFF.
¿Qué tal el colágeno?

S.

it dijo...

el.... colágeno??? ¡Dios Sannnnnto! ¿tan mal me ve que ya me encomienda a San Botox y San Colágeno?????????

¡ACABÁRAMOS!

Quique dijo...

No sé donde leí que no puede hablarse de "educación social", en el sentido de prescribir unos comportamientos, sino de información social. Quizás es un detalle baladí, pero hace referencia a que, más allá de la información, es un terreno privado donde todo está permitido (evidentemente con el consentimiento, respeto al otro, límites de la ley, y todos los etcéteras que hagan falta).

Un beso.

Quique dijo...

quería decir educación sexual e información sexual, obviamente.

Anónimo dijo...

Querida It:

Yo dije, sí, “el amor empieza en los parques y termina en los escaparates de muebles”. Es allí, en esa intrincada selva de cielo swarovsky, yacijas de teka y aliso, sinfonieres de palisandro y recibidores con falso acabado wengué, entre aparadores chapados en roble, cerezo encendido y glaseados de embero y nogal, donde la todavía feliz pareja, ya prendidos de la mano, ya tiernamente enlazados por el talle, (ella apoya suavemente su cabeza sobre el hombro robusto; si en exceso alta, ligeramente genuflexa; si diminuta o retaca, en puntillas no sin esfuerzo aupada para alcanzar el acromion, que él inclinará de modo gentil para proporcionar regazo a la adorable cabellera, tantas veces acariciada), es allí, digo, en esa espesura de maderas muertas amazmorradas por el cristal – trinchera del infortunio- donde la bestia acecha, donde el paseo vespertino finaliza, donde sucede la decisión fatal: la elección del sofá. ¡El sofá! Cenicero de pasiones. Llameante nido de ardores genésicos cuando ajeno por piso en alquiler y soltería; cuando ya propio, molino triturador de hombres prodigiosos. ¡El sofá! Modorra plañidera de seriales con viñedos de longitud interminable, alazanes sudorosos y rubias farmatint; campo de minas, basurero de pringles y mostrador mahou-cincoestrellas para las tardes de Athletic. Polipiel asesina.Tapicero homicida. Allí, el seductor, el deslumbrante, el subyugador, el fascinante, el ingenioso, el risueño cautivador, dueño de nuestras voluntades, caprichos y deseos, señor para siempre de toda la mía sustancia entera, el fogoso bonobo del arrayán, torna en ser amable, bondadoso, atento, cumplidor de visitas, apañaenchufes, bajabasuras, desatascaduchas, cuelgacuadros y embutemaleteros; ora plantasombrillas, ora maravilladepaellas, ora mercadono. Lastimoso derrelicto. Ruina doméstica. Asombro y carcajada.



Los tiempos se suceden con daño. La sombra es sierva de la luz. Ya nadie se llama Emerenciano.

Sirwood.

Ginebra dijo...

Coño! Y yo pensando en cambiar el sofá (que elegí y compré yo sola) por uno nuevo que esta vez elijamos y compremos los dos. Qué inconsciente soy, madre mía.

Anónimo dijo...

No olviden discutir de manera cacalorada delante el dependiente. Siempre bajan el precio.

Otrosí digo: acaba de llegarme un correo basura con este texto alucinante. Lo repico en crudo para su risión.

------------

- Sexo es mas satisfactorio que nunca. El estres y la tension han desaparecido. Ella ya no se amarga, ya no me temo que tendre que denegar su peticion. Esto es una sensacion fisica estupenda despues de que sigue el sentimiento profundo.

- Lo mejor de Vi es una confianza que puedes "volar en piloto automatico", llegar relajado y sin problemas hasta la esencia, que el miembro sigue mantenerse levantado incluso cuando se interrumpa (ninos golpean a la puerta del dormitorio, ladra el perro, se desliza su condon). Toma de Vi puede hacerse tambien un regalo grande a su pareja, en el caso de tomar Vi conscientemente. Solamente un consejo: no tiene que decir a ella que estas tomando Vi: autoapreciacion femenina es tan vulnerable como la nuestra propia.


Encargue hoy y olvide los desenganos, temor largo de la renuncia y situaciones dolorosas repetidas.

-------

!San Blas!

S.

Anónimo dijo...

¿Alucinante, dije? OOOOOFENSIVO, quise decir.
Me congratula, no obstante, que gente tan variada lea este blog y esté al tanto de lo que se fuma.

S.

Egoime dijo...

¿Es cosa mía, o falta cierta columna en El Mundo de esta semana...?

it dijo...

Querida Egoime, ESTOY DE VACASSSSSSSSS!!!
¡HASTA SEPTIEMBRE! OLÉ, OLÉ, OLÉÉÉÉÉÉ...

Los lectores de El Mundo descansarán de las aventuras y desventuras de los perturbs, durante todo un mes... ¡bendita sea!

;-))

Egoime dijo...

Me alegro por ti.. pero como lectora tuya no estoy tan feliz xDDD, le he cogido de nuevo el vicio a abalanzarme a por el suplemento del periódico cada domingo, en cuando éste cruza la puerta de casa, sea de mi mano o de la de mi padre. Me encanta pasar las páginas deseando llegar a tu columna, pero entreteniéndome con otras secciones (el "de vicio" es sagrado! xD) deseando que aparezca la sección de familia, y con ella, tu columna. Que, por cierto, he descubierto que mi madre también lee, y confiesa que le encanta, dice que le hace reír muchísimo.
Que descanses en las vacaciones.. y que vuelvas cargada de historias de tus hijos xD, que en verano seguro que se les ocurren mil cosas con las que calentarte la cabeza.. xD

Saludos!