martes, 6 de noviembre de 2007

Padres dimisionarios



Para el común de los padres los adolescentes están escritos en otro idioma. Son como subtítulos en cantonés, como un hilo de pescar enredado, como una piedra rosetta. Nos dicen que no entendemos nada de lo que sienten o necesitan… por eso intentamos acercarnos de una manera prudencial, formularia o defensiva, y en consecuencia, la mayoría del tiempo ellos se ofuscan en sentirse vacíos e incomprendidos.
No obstante, alguno de nosotros, por herencia o azar, hemos podido entrever el nebuloso mundo adolescente de otra manera. Quizá porque nuestros hermanos pequeños han transitado por esos páramos hace poco, o porque nosotros mismos guardamos un ramalazo de inmadurez o porque los profesionales de la cosa, profesores o terapeutas, con una visión más distante o general nos han revelado, por ejemplo, que odian que les ignoremos, o que no recordemos lo que nos han pedido, o que pongamos límites a su creciente sentido de la independencia ooooo…. que huyamos (hacia delante o en transversal) como ratas al son del “No-No-No”, cuando entablan una discusión.
Sin embargo, a pesar de esos torpes esfuerzos o revelaciones parciales, los adolescentes siguen siendo para los padres, un agujero negro. Tienen tantos fosos, atajos y secretos que es imposible llegar al centro. Frente a la forma de lanzar cuchillos de un perturb.... la navaja de Ockham queda oxidada y sin filo. Peroooo... ¡tan, ta, ta, channnnnnn!! los padres no podemos olvidar nuestra gran baza: Las dianas las colocamos nosotros y también decidimos la distancia y el punto desde el que empezará el duelo.

3 comentarios:

T dijo...

¡Cómo me he reído! Pero me sigue sentando fatal que no avises cuando abres chiringuito virtual.

Esta vez vez seguido una tela de araña.

it dijo...

Hola, querida T.!! Benvida as festas!! -Este vuelve a ser un/otro blog insustancial y difuso, como me es propio. Supongo que lo dejaré vivir un año como máximo (as always) antes de hacerlo arder en las llamas del cache.

Es monográfico y no pretende otra cosa que reflejar, lo más objetiva y verídicamente posible lo que tengo alrededor.

Ando desbordada en mi reino doméstico, donde impera la hormona, las crisis de identidad, el olor al desodorante de moda, o a la crema "mágica" anti-acné o,... a extrañas sustancias que la buena de Nansy (sí, con "s", el angel de la guarda que nos cuida a todos y el último reducto de sensatez y serenidad en esta casa sin ley) se ocupa de ocultar para que no me preocupe.

Hasta la pequeña bestia canina, la querida Traca, que ya tiene un año, ha entrado en crisis tras su primer celo........ y anda como alma en pena en busca de varón canino que dé la talla.

UN INFIELLLLLNO... o una maravilla. La vida, querida T., que luce por todas partes, encegueciéndolo todo... jeje

;-))


P.D. Para su información: Mire por ahí abajo, en algún comentario de un ilustre Sir.... verá como POR FIN hay alguien que se atreve a decir que soy una "santiña" ¡¡yaerahoracachisssssss!!

T dijo...

Me lo he leído TOOOOOOOOOOOOOODO. Incluídos los comentarios, asi que ya he visto que todavía quedan almas buenas por el mundo.

;-)