sábado, 15 de diciembre de 2007

Te perdono, te perdono, te perd...


El Sire, ese pajarraco bífido y enredador, hilante dragon de Komodo, hidra hedente y mortuoria, hórrido crótalo venenoso, peligroso y dañino liador de blogeros, faneca mortuoria, rey rampante de todas las mambas negras virtuales yyyyyy autor del Hilo Invisible me incrustó un méme (ooojjjjjjjjj!)

Y yo, dechado de virtudes y ejemplo de la virtu-virtualidad.... cumplo con el encarguito, a palo seco (sin marrons glace, sin tiaras de pehl-las, sin bombones, ni ramos de flores, ni yates o billetes de avión a las Bahamas....).

Quede ahí, como testimonio de lo anteriormente expuesto, la imagen fotográfica del lugar desde el que, generalmente, escribo cuanta tontería (generalmente a las 7 de la mañana) se me va ocurriendo a la vista de los avatares de mi pinturero y alegre grupete familiar, en ésta, mi casa, el reino del caos y de la hormona divagante.

XXXpppppp

2 comentarios:

it dijo...

Y ahora, ya sin bromas (que dan alegría a la vida). Nadie debería pasar por la virtualidad y no pasear despacito por el Hilo Invisible. Hay un fotografo inglés, del que hace años (y después de mucho "afanarle" pictures...para mis blogs) acabé haciéndome muy amiga; se llama Graham Jeffery y captura la luz con una sensibilidad que solo puede apreciarse -no explicarse- si ves su obra. En él todo se transforma: caras, calles, desfiles, pájaros o abejas, viejos o bosques..... y te lo devuelve (porque es como si te hiciera renacer)como un regalo, iluminado por sus ojos.
Cada vez que veo sus fotografías (pinchad aquí y podreis verlo: "Graham Jeffery")me maravillo del poder de "ver", de interpretar y profundizar en la realidad que, tan evidente y oculta, se nos queda a los demás. O a mí.

Y pasa lo mismo con John More, el Sirequerido de esos hilos invisibles que atan para siempre, con amabilidad y hondura, cálidos, a los que osaron adentrarse en sus caminos de palabras.

Si de algo pudiera vanagloriarme, sería de la suerte que he tenido al ir conociendo a personas a las que admirar, de las que aprender, a las que disfrutar de mil maneras.
A veces, leyendo a alguno de los que siento ya tan cercanos... me río, o me estremezco, o se me saltan las lágrimas. Me conmueven.
Es el poder de las palabras. O el poder de las personas dándote lo mejor de sí: su manera de ver.
Y entre ellas, entre esas maneras de ver.... siempre me quedaré con los que ven con luz, transformando la oscuridad del mundo en un sitio donde es amable la sonrisa, cálido en abrazo y generosa la bienvenida. Esas personas son como casas abiertas, donde uno se siente especial nada más traspasar el umbral y donde quieres quedarte, en la seguridad de que siempre pasarán cosas buenas y si no lo son... ese fuego especial del que la habita sabrá transformarlas.

Gracias, Sire, por haberme incluído en el meme. Un abrazo, con el cariño de siempre,

it ;-))

Sir John More dijo...

Recordé algo, busqué, encontré otra cosa, que al mirar me recordó algo más, y al ir hacia allí me topé con el rincón donde preparas tus delitos; y tal vez una fuerza misteriosa me obligó a mirar allí donde ponía "1 comentario". Me dije inmediatamente: "¿comenté esta entrada, y la hija de su madre de It no se dignó contestarme?". Pero no, no había comentado nada, y tampoco había leído hasta ahora estas palabras tuyas que se cuelan por mi emoción dejando un rastro doloroso. Siento mucho no estar ahí, en la luz, en esa luz que a medias creábamos cuando leías mis tonterías. El futuro (tal vez la Providencia) dirá, pero el pasado me ha traído muchos regalos que siempre estarán ahí, adornando los rincones de mi corazón. Gracias, mi querida niña...