domingo, 27 de enero de 2008

Adolescentes audiovisuales...


Los perturbs y el resto de sus primos pasaron toda la mañana del sábado enterrando petardos sobrantes de las Navidades en una montaña de arena.
Grababan “la erupción” para luego colgarla en You Tube, en busca de fama y celebridad entre sus amigos.

Ajenos al riesgo y en el frenesí de su rodaje, sorteaban entre ellos el protagonismo de las escenas más peligrosas como el sentarse encima del “crater” o hacer de diana móvil, lanzando los petardos encendidos al que se deslizaba en wave o skate, en un slalom donde los pibotes eran los primos pequeños… Al ruido de los petardos se unieron, en un momento dado, el frenazo de un coche, unas tremendas y airadas voces adultas y finalmente el sonido del motor arrancando de nuevo.

Por suerte y movidos por el ardor del séptimo arte, nos tomaron como “La Academia” y nos enseñaron las tomas… en las que, como colofón escénico, se veía cómo uno de los perturbs saltaba por encima del capó de un coche que pasaba, ¡a Dios gracias!, a poca velocidad.

Mientras mi Santo les listaba una ristra de improperios en un tono que pasaba del admonitorio, al hostil, con todos los registros de la amenaza que un padre, en plena furia, puede emitir…. me dirigí al estante de los álbumes de fotos, escogí el que salían los perturbs a los dos años; y con la expresión más inocente, mientras les enseñaba unas en las que salían sentaditos en un orinal y otras en pañales, dije: “¡Ay!, yo también voy a colgar un video con estas fotos y vuestros nombres y apellidos, comentándolas despacio, ¡qué monos erais, mirad, mirad!”.

Consternados por esa posibilidad y previendo el poco éxito en cualquier negociación, optaron por cedernos los derechos de las imágenes, la patente de cualquier otra futura filmografía y el resto de los petardos que les quedaban.

–Creo que hemos acabado con la carrera cinematográfica de los perturbs –Dije a mi asombrado Santo, dejando el album en su sitio.

En Internet se multiplican las escenas de botellón, peleas o bullying escolar, protagonizadas por adolescentes. Dillon Cossey, de 14 años, que planeó una matanza en Pensilvania, reconoció haber compartido videos de la masacre de Columbine con el joven de 18 años que asesinó a ocho personas en un tiroteo en un instituto en Finlandia antes de suicidarse.
Hace unas semanas, en el ¿último? suceso de violencia juvenil, entre el grupo de menores que agredían a una mujer, en la calle, uno preguntaba: “¿lo estás grabando, lo estás grabando?” al que sostenía la cámara de su teléfono movil, capturando la escena.


(Publicado en el MAGAZINE de EL MUNDO, 20/01/2007)

2 comentarios:

T dijo...

Y usted en lo de colgar fotos en la red, tiene experiencia. Yo habría hecho lo mismo que sus pertubs. Por si acaso.

;-))

it dijo...

juas juas juas..... querida T., es bien sabido que un ataque decidido es la mejor defensa, ¿no??

--Hoy, que es Sto.Tomás de todos los colegios..... ¡agggghhhhh! voy a llevar a la Mini y a mi sobrina T. (porque se lo había prometido) a que les hagan la pelota, tipo "Pretty woman", en algún sitio que les hagan tratamientos faciales y las maquillen.
Están emocionadas...... pero no se me ocurre ninguno porrrrrrrrrque... la Mini detesta que la toquen, así que quedan descartados los masajes (que adoramos mi sobrina T. y yo); quedan descartados los circuitos termales y de aguas varias (spas y otros apechusques...) porque la que odia los contrastes de fríos y calores soy yo yyyyyyyy...... ¿¿Se le ocurre a Ud. algo??

Se aceptan sugerencias.
Hablen, o callen para siempre (corcho!)