lunes, 21 de enero de 2008

Fellatios



¿Quién viviendo con adolescentes, en plena efervescencia eróticofestiva y con todo el ardor hormonal a flor de piel no es capaz, en un momento de crisis, de imaginarles como Xylocoris maculipennis, unas chinches africanas? Los machos de esa especie poseen órganos como lanzas, con los que apuñalan y penetran el abdomen de las hembras produciéndoles heridas puntiagudas, “vaginas” de facto *…. Así: Armados, unos y vulnerables, otras; nuestros perturbs se zambullen en el sexo, sin encomendarse a profiláctico o método anticonceptivo alguno.

Las llamadas desde Baqueira han sido continuas estas Navidades. Merry (16 años) amiga de mis perturbs llamó a la Mini (17) llorando: Creía haberse quedado embarazada, “lo hemos hecho varias veces – no es tan bueno cómo dicen- la última vez mel dijo que no hacía falta usar condón. Ahora no me llama ni me escribe mensajitos”. –La echarán de casa, comentó uno de los perturbs cabizbajo. –Es lo que ella quiere, ¡que sus padres la dejen en paz! –contestó el otro. -¿Te parece que le diga que compre un análisis de embarazo en una farmacia y que se lo cuente a su madre? –Asentí a la pregunta de la Mini, recordando las consternadoras escenas de playa que los padres de Merry protagonizaban con su única hija, cada vez que ésta desaparecía de su vista o estaba con sus amigos. El sueño del control… produce monstruos que se rebelarán buscando libertad, como es natural.

Dos años antes Merry estuvo castigada sin salir, durante todas las vacaciones. Los perturbs me cuentan que su padre la pilló en un portal haciéndo una felación a un chico poco mayor que ella y que la habían llevado a un psiquiatra.

Las fellatio están a la orden del día entre nuestros adolescentes, siendo la edad de iniciación los 13 años. Para la psicoanalista especializada en adolescentes Ada Zimerman, “Hay chicos que todavía se inician sexualmente con una pauta más sentimental, idealizando una única pareja, pero entre chicas de 12 o 13 “el pete”, como llaman al sexo oral practicado por una mujer a un hombre, es el primer acercamiento a una sexualidad de descarga inmediata, pudiendo llegar a la penetración sólo años después”. El temor más grande de las adolescentes –coinciden todos los especialistas consultados– es el embarazo. Y el problema es la desinformación de los chicos acerca de todo un abanico de enfermedades “También por la boca –explica la especialista– pueden transmitirse virus y bacterias que van desde el HIV (a través de sangre y semen) hasta la clamidia, hepatitis B, hongos, sífilis, blenorragia o el virus del papiloma humano o HPB, que puede derivar en un cáncer de cuello de útero”.


(*)Mis agradecimientos a Arc, constante foco de sabiduría, pozo de información e inspiración constante.



(Publicado en el MAGAZINE de EL MUNDO, 20/01/2007)

5 comentarios:

Suntzu dijo...

Si es que es una edad muy mala. Cada cual hace lo que puede. A mí me dan pena, los pobres. Son la mar de graciosos con las hormonas a tope.
Besos.

elita dijo...

¡It, ya estoy de vuelta! Han sido unas vacaciones estupendas, este 2008 me depara nuevos retos. Te dejo un besito y ánimos ante la curiosidad de tus perturbs. La frontera entre niño y adolescente es cada vez más fina, no entiendo sus ansias por crecer…

Ginebra dijo...

Mmm... ¿Y por qué no? ¿Así? ¿Porque no? (yastamos, eh?)

it dijo...

jajajajaaaa... amiga mía! (vientos del Este, y ya sabe Ud. que soy inquieta) ;-))

T dijo...

Es como el Mito del Eterno Retorno, Gin. Y como el Guadiana. Ahora estoy, ahora no estoy.

Y el reto consiste en volverla a encontrar.

¡Grrrrrrrrrrrr!